Síguenos en Facebook

El buen manejo y cuidado de las de las fuentes radiactivas selladas contribuye a mantener su hermeticidad; sin embargo, es necesario estar verificando que así se mantenga. Por ello, una prueba de fuga es requisito indispensable.

¿Qué necesitamos?

Un frotis del contenedor en los posibles lugares donde, de tener fuga, dejaría evidencia; basándose en un análisis de la función y la forma en que se manipula la fuente radiactiva.

Contamos con el equipo necesario para evaluar la muestra y verificar la hermeticidad de la fuente radiactiva.

Síguenos en Facebook